• Contáctenos
  • | (54-11) 4381-2009, Buenos Aires, Argentina.
  • info@hpvmedicalcenter.com.ar
  • HPV - VPH
  • HPV

HPV en pacientes inmunosuprimidos

HPV en pacientes inmunosuprimidos

HPV en pacientes inmunosuprimidos HPV - tratamiento del hpv (VPH)
El sistema inmunológico cumple un rol fundamental protegiendo a los distintos órganos del cuerpo humano de diferentes sustancias que pueden llegar a ser nocivas para el organismo llamadas antígenos.

Existen muchas enfermedades de diferente origen que son naturalmente combatidas por las células del sistema inmune.

El virus del papiloma humano o HPV actúa como un antígeno estimulando la respuesta del sistema inmunitario para el autocontrol de la enfermedad. Lo mismo sucede con infecciones bacterianas, células cancerígenas, toxinas y todo tipo de sustancia o tejidos que el organismo considera extraños.

Cuando el sistema inmunológico o inmunitario detecta un antígeno,  responde produciendo proteínas llamadas anticuerpos que combaten destruyendo a las sustancias nocivas.


Otra forma de combatir cierto tipo de enfermedades es un proceso llamado fagocitosis, donde actúan los glóbulos blancos ingiriendo (fagocitando) y destruyendo bacterias y otras sustancias extrañas para el cuerpo humano.


Los trastornos del sistema inmunitario se deben a que el mismo no tiene la capacidad de combatir infecciones, tumores, sustancias nocivas, etc. de la forma en que debería. En los casos en que la respuesta inmune falla, la misma puede ser deficiente o también exagerada.


En pacientes inmunosuprimidos con respuesta inmunológica insuficiente la falla generalmente se produce en los glóbulos blancos especializados llamados linfocitos. En estos casos la respuesta de estas células (linfocitos T o B) es insuficiente para combatir a los anticuerpos.


Las enfermedades inmunológicas pueden ser hereditarias, adquiridas en forma indirecta por otro tipo de enfermedades, o también provocadas por cierto tipo de medicamentos como puede ser la quimioterapia administrada para el tratamiento del cáncer.


Entre los trastornos hereditarios por inmunodeficiencia y que afecta a los linfocitos B se encuentran la HIPOGAMMAGLOBULINEMIA, AGAMMAGLOBULINEMIA que suelen causar infecciones persistentes, severas y muchas veces mortales.


Entre las causas hereditarias también el paciente puede presentar un déficit congénito de linfocitos T y B cursando también con infecciones que pueden llegar  ser mortales.


Los pacientes que reciben ciertos medicamentos como corticoides por largos períodos de tiempo, quimioterapia para tratar el cáncer suelen presentar un tipo de inmunodeficiencia medicamentosa que generalmente es reversible luego de suspender la medicación.


La inmunodeficiencia adquirida puede ser una complicación de las enfermedades como ser las infecciones producidas por el virus de inmunodeficiencia adquirida (HIV) así como también pacientes desnutridos y ciertos tipos de cáncer que llevan a la desnutrición. Los pacientes que tienen cirugías a quienes se les ha extirpado el bazo (esplenectomía) también presentan un déficit inmunológico para cierto tipo de enfermedades, fundamentalmente algunas bacterias.


Se piensa también que las personas de mayor edad tienen menor efectividad para combatir infecciones debido a distintas causas aun no dilucidadas totalmente.


Enfermedades y trastornos que pueden provocar inmunodeficiencia:


  • Hipogammaglobulinemia
  • Panhipogammaglobulinemia
  • Agammaglobulinemia congénita
  • Síndrome de Wiscott-Aldrich
  • Síndrome de Job
  • Defecto de la adhesión leucocitaria
  • Enfermedad de Bruton
  • Deficiencia selectiva de IgA
  • Síndrome de inmunodeficiencia adquirida HIV
  • Terapia medicamentosa con agentes quimioterápicos y/o corticoides
Diagnostico de los trastornos de inmunodeficiencia se debe realizar en pacientes que presentan infecciones persistentes o recurrentes, infecciones graves por microorganismos o gérmenes que normalmente no producen una infección grave en pacientes que presentan una respuesta desfavorable al tratamiento para las infecciones, en pacientes que se recuperan lentamente o en forma incompleta de enfermedades banales, ciertos tipos de canceres como el Sarcoma de Kaposi o el Linfoma no Hodgkin, neumonías recurrentes o infecciones fúngicas (candidiasis recurrentes), etc.

Estudios complementarios que se pueden realizar:


  • Medir los niveles de inmunoglobulina en sangre.
  • Medir los niveles de sustancias liberadas por el sistema inmunitario por los niveles de complemento en sangre.
  • Electroforesis de proteínas en sangre u orina.
  • Conteo de linfocitos T.
  • Conteo de glóbulos blancos en general.
  • Otros.
HPV en pacientes con déficit en sistema inmunológico.

En nuestra experiencia es común observar que pacientes con defensas bajas presenten infecciones asociadas por el virus del papiloma humano o HPV. Es muy común la asociación de HPV en pacientes con HIV, en pacientes que reciben medicación crónica con corticoides por distintas enfermedades y/o también en pacientes que reciben quimioterapia.

Actualmente con los avances logrados en la ciencia para el control del sistema inmunológico, acompañado de la terapéutica habitual que se realiza para el tratamiento del HPV los resultados obtenidos son muy favorables permitiendo muchas veces al paciente disminuir notablemente la sintomatología y el riesgo de cáncer que provocan algunos subtipos virales de HPV. En caso de déficit inmunológico sospechado por el médico se deben pedir estudios complementarios de diagnostico como los antes nombrados tratando de hacer un diagnostico certero y aplicar un tratamiento acorde a cada tipo de enfermedad en particular.